Sin nombre

Sin nombre

Cuando la rosa no le ama
el viento siente sus espinas
al desalinear sus vectores,
condensando así, su sangre en lluvia.

El tiempo corto y a su vez extenso,
se confunde entre lo intenso y lo difuso,
al rozar el tallo que la espina,
la espina cruel desvía.

Más la rosa tonta no es,
y por algo tiene espinas,
se protege de los dardos,
de las flechas de un torrente.

Aunque huracanes tengan nombre,
el clima sigue siendo uno,
más el clima tiene nombre,
y así pareciera ser ninguno.

Esta sangre de rocío,
se resbala por el tallo,
alimentando la nausea
de una rosa desaireada.

La rosa por bella es cruel,
cruel por naturaleza,
atrae, aleja y absorbe,
mientras el vil viento le cobija.

Inquieto el torrente viento,
que no sabe dónde está parado,
ó que por saberlo siente y sufre,
y bien por la bella rosa,
que parece saber dónde está plantada.

x_3d7367c2

Anuncios

4 comentarios en “Sin nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s